Cuando tenemos un negocio o proveemos servicios necesitamos dejar ver a las personas de qué se trata. Te ayudaré a visualizarlo:

Imagina una tienda llena cosas hermosas y situada en un lugar privilegiado en donde por las 4 esquinas puedes ver lo que hay dentro.

Pasas por el sur de la tienda (la página web) y vez todos los accesorios de temporada que puedes regalar en navidad a tu familia.

Te das la vuelta por el este de la tienda (las redes sociales) y te fijas en los artículos de decoración que estabas buscando.

Volteas por el lado norte de la tienda (Video-Marketing) y vez los modelos en vitrina con piezas únicas y de gran estilo y para colmo en tremendo precio.

Y cuando pasas por el lado oeste de la tienda (piezas gráficas) observas que todo está marcado en oferta especial por encima del precio señalado.

¡Tremendo! No esperarías para estacionar y hacer tus compras.

Pero ¿qué tal si todo eso está ahí dentro, pero la tienda está cubierta de paredes de cemento en lugar de vitrinas de cristal? – No te enteras de nada.

Eso sucede cuando tenemos un gran producto, un gran negocio o un gran servicio pero no lo promocionamos efectivamente. Perdemos posibles clientes por falta de conocimiento.

En Marketing le llamamos el 360 del plan. Es cuando nos aseguramos de cubrir todas las áreas por donde podríamos recibir a un prospecto. Consiste en la integración de todos los medios que están al alcance del target (grupo o segmento de mercado objetivo para los intereses comerciales de la compañía) para una misma campaña – este concepto fue originalmente presentado por Philip Kotler.

Share this post on: